Venta de Sombreros by Claudia Aragón

Probablemente ya conocen a Claudia Aragón, la diseñadora de modas cuzqueña que crea los diseños urbano-andinos más pajas en la actualidad. Pues tuve la oportunidad de entrevistarla últimamente y conocer un poco más sobre su origen y cómo lo ha logrado orientar al mundo del arte y moda. Quería comentarles que Claudia está realizando una venta flash de sombreros que le acaban de llegar y están mostros. Creo que los sombreros que trabaja son accesorios súper combinables para crear distintos tipos de looks y lo mejor es que son únicos y limitados. Los dejo con fotos de lo que encontrarán en el evento de mañana y una crónica que hice de su persona.

Evento: Venta Flash Amor a los Sombreros

Mañana 27 de Julio a las 7 p.m.

En: Calle Santa Maria Eufrasia 131 Dpto 301, Camacho La Molina.

Claudia-Aragon-De-Lilac-17¡Sombreros!
 
 Claudia-Aragon-De-Lilac 9 Claudia-Aragon-De-Lilac 10 Claudia-Aragon-De-Lilac 11 Claudia-Aragon-De-Lilac 12 Claudia-Aragon-De-Lilac 13 Claudia-Aragon-De-Lilac 14 Claudia-Aragon-De-Lilac 15 Claudia-Aragon-De-Lilac 16    Claudia también desarrolla prendedores muy lindos

Claudia-Aragon-De-Lilac 8

Diseño de casaca deportiva “Qoylloriti” realizada por Claudia en colaboración con el Maestro Jorge Chara

Claudia-Aragon-De-Lilac-6

Claudia también desarrolla camisetas gráficas con diseños muy geniales, cultura, arte, peruanidad y color. Las puedes encontrar en Vernácula de Barranco o escribirle al inbox

Claudia-Aragon-De-Lilac 18

Crónica

La diseñadora de modas Claudia Aragón no quiso tirar al tacho las polleras cuzqueñas que su abuela le legó al morir, por lo que ahora las combina con casacas de jean y zapatos de plataforma. En las calles le gritan “chola” o “huachafa” pero a ella no le importa. Quiso ser única y adaptó sus raíces andinas a su estilo de vida. Sus diseños peruanísimos retoman una cultura que hemos olvidado en el pasado y que lucen totalmente fashion.

Claudia-Aragon-De-Lilac-5

— ¿Por qué estás con pantalones? ¿Acaso tú no usas polleras?

Esa fue la pregunta que recibió a Claudia Aragón al terminar de dictar una charla en la Municipalidad de Cusco para jóvenes emprendedores, el enero pasado. Torció los labios para la derecha generando una mueca tosca. Se quedó en shock. Era cierto, estaba sin polleras después de más de dos años de usarlas a diario y no lo había notado. Su público, sí. La diseñadora cusqueña maneja más de una marca de ropa y está acostumbrada a que la inviten siempre a dictar este tipo de charlas. En este caso, la charla era parte de un programa que desarrollaba la municipalidad junto a una ONG de España. Fue en ese momento cuando Claudia se dio cuenta que ya no necesitaba usar polleras. Las había comenzado a usar en Lima, a manera de conector con su familia que extrañaba, pero ya estando en su ciudad no había necesidad pues ahora se encontraba en casa.

Claudia-Aragon-De-Lilac-2

Claudia Aragón nunca fue normal. Desde muy pequeña solía romper con sus cambios de estilos. Tuvo épocas en las que pasó de rasta a metalera y hasta punk. Solía vestir pantalones anchos y sueltos, nunca pegados y repudiaba las blusas y las miradas que ellas despertaban en los hombres. Siempre se teñía el cabello de colores y usaba piercings, molestando a su mamá. Estaba muy atenta a la moda, y solía viajar a Lima para comprar prendas que a Cusco aún no llegaban. O al baratillo, un popular mercado de pulgas, de su ciudad, donde se sumergía en la búsqueda de cosas raras.

            Ahora me recibe en su casa con cuatro polleras y una casaca negra Adidas, me sorprende, más que sus polleras, la cantidad de joyas que lleva en la piel. Un septum incrustado entre las fosas nasales, dos collares de plata que parecen tres, dos pares de aretes, cuatro pulseras y más de cinco pesados anillos que la decoran. Todas sus piezas tienen valor sentimental, la joyería que luce suele ser regalo de sus padres, de sus tíos y de su novio. Su mamá le regala los zapatos. Ella encuentra los que les gustan, los pide y la consienten como se suele consentir a las hijas mayores. Debajo de su cabeza a medio rapar está usando un sombrero negro y bordado, de copa mediana y ala ancha, representativo de su tierra, y me sonríe con unos labios muy rojos.

            Su estudio que funge también de departamento es un pedacito de Cusco en Lima. Cuadros de arte moderno y muy peruano en la pared principal, algunos pintados por su novio, Roberto Peremese, que está trabajando en su escritorio al fondo de la sala, otros, productos de trueques tan significativos como uno pintado por el Colectivo Carga Máxima que tuvo como trato un polo diseñado por Claudia y que para ella es el resumen de su esencia “Claudia Aragón Manifestación de identidad, fe creencia, cultura y familia”; mantas de muchos colores y rayas sobre los muebles; sombreros colgados simétricamente como adornos; y estampitas o crucifijos son parte del mundo Aragón.

Claudia-Aragon-De-Lilac

Claudia se mudó a Lima hace ocho años, por la universidad. En el 2013 su padre sufrió un accidente automovilístico durante un viaje de trabajo. El chofer maniobró mal y su auto cayó al abismo pero felizmente no se volteó y ambos salieron con vida. El alma de Claudia se remeció al enterarse de la noticia. Ya se encontraba graduada y trabajando, pero se dio cuenta ahí que debía luchar por su sueño pues la vida se le podía ir en un segundo. Se sintió niña de nuevo.

«No sé si te habrá pasado, pero cuando yo era muy chibola, había una voz dentro de mí que decía ¿por qué nací en este cuerpo?, como cuando ya vas creciendo y te vieras desde adentro, como un cascarón. No sé por qué, pero yo desde ese momento sabía que había nacido para ser algo importante en mi vida, pero no sabía qué era todavía y cuando tomé Ayahuasca entendí que mi misión era ser un conector: las cosas llegan a mí y yo las proyecto de alguna manera como si fuera una fuente».

Fue así como dejó su carrera de psicología de lado y comenzó a estudiar diseño. En un principio y como siempre, sus padres la ayudaron con los gastos y se matriculó en el Centro de Altos Estudios de la Moda conocido como CEAM, un instituto miraflorino fundado en 1998 de diseño de moda, y al mismo tiempo cursó un diplomado de Gestión de Moda en la Universidad del Pacífico.

Claudia-Aragon-De-Lilac-3

Su gata, ahora, se engríe y roza entre sus piernas, bosteza y se acerca a mí para que la acaricie.

—Satanás es muy cariñosa —le digo.

—¡Satanás mira saben tu nombre! Eres famosa —sorprendida le cuenta a la gata.

Claudia acaba de cocinar fideos verdes pero me cuenta que prefiere el chaufa. Escucha todo tipo de música desde huayno, chicha y cumbia hasta música de hipster. No sale de su casa mucho, y si fuera por ella se quedaría semanas en su espacio cusqueño-limeño. “Las distancias son muy largas” repite como si fuera un mantra. Solo se dirige a lugares puntuales en Lima: a su patronista en Lince, a su artesano en Bayóvar,  a Gamarra en pantalones, y a eventos de arte y moda junto a su novio. Si es que decide ir a Gamarra en pantalones es por las consecutivas caídas que ha sufrido estando en polleras y por la dolorosa cantidad de gente. Pero eso no la limita al escoger sombreros o accesorios que identifiquen que es de Cusco.

«Me gusta usar falda porque me siento más libre, y eso que la pollera en algún momento del día duele, porque tu cuerpo se llega a hinchar entonces como te corta la circulación, se baja un poco la cadera… así que no es tan cómoda, pero igual yo no tengo problema en usar seis».

Claudia-Aragon-De-Lilac-4

Su necesidad de identidad la ha volcado en su trabajo y espera revalorar la cultura peruana a través de sus prendas por lo que maneja diseños con identidad pero más llevables, prendas con contenido pero que cualquiera se las pueda poner. Desde bodys negro con mezclas de telas hasta faldas short: las jóvenes son las primeras en comprar sus productos.

«Manejar una marca de un diseñador joven que tenga un concepto de identidad muy marcado, cuando todavía la gente no se siente tan identificada ni tan orgullosa de ser peruano es un poco difícil pero no es imposible».

Comenzó a diseñar ropa cuando ingresó al concurso Flashmode 2014. «Cuando pase la entrevista de selección, vi mi vida pasar en un minuto, se me partió la voz y vi cómo hace 8 años salí de Cusco, cómo me fui adecuando en esta Lima inmensa que va rápido, porque era parte de mis sueños. Toda mi vida pasaba encima de mí como cuando te vas a morir». Empató el primer lugar en la categoría Cusco Always In sorprendiendo con sus bordados en faldas y blusas, y el uso de sombreros traídos del mismo Cusco.

Claudia sabe muy bien lo difícil que es ser un joven diseñador emergente en Perú, por el bajo presupuesto que manejan y el poco patrocinio al que están expuestos. Ha lanzado una colección de sombreros. «Mi novio y mi patronista me dicen “baja las prendas para que sean más accesibles.” Por eso saqué la línea de sombreros. La proyección para el año que viene para Claudia es abrir una tienda de su marca comercial, y abrir en Gamarra porque quiere ser empresaria del emporio comercial más grande del Perú.

Fotos sombreros y prendas: Cortesía Facebook Claudia Aragón

Anuncios

Un comentario en “Venta de Sombreros by Claudia Aragón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s